Tarde.

15777407581_aceb7a7429_b

Me quedé dormida temprano, aún sola, esperándote, y abrí mis ojos en medio de la noche a una habitación espesamente oscura. Apenas veía el borde de mi cama a solo unos centímetros de mis rostro, y sentí tu abrazo envolviéndome fuerte, tus manos sosteniéndome con firmeza. Me sentí como siempre me siento en tus brazos, me sentí segura. La luz de mi celular titiló y lo alcancé con mi mano para revisar la última notificación. Había una llamada perdida tuya, y un mensaje una hora atrás:

“Lo siento amor, mi presentación se alargó y no podré pasar la noche contigo hoy. Te veo mañana, te amo.”

Me congelé. Intenté darme vuelta, intenté levantarme, pero no me pude mover. Estaba petrificada. Mi respiración se hizo más fuerte, más profunda, más pronunciada. El frío de su toque erizó mi piel. Me sintió, se movió, despertó. Era demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s